Como siempre Davivienda recurre al humor en su publicidad y ahora con el mundial no podía ser la excepción, con una serie de comerciales muy cómica nos muestra como, incluso en el mundial, su dinero puede estar en el lugar equivocado.