Estos chicos bucearon en un río de más de 50 millas de Eyjafjallajökull para mostrar el impacto que el azufre está teniendo sobre el medio ambiente.