Excelente canción de Kings of Leon, en esta ocasión interpretada por Paramore.