Muy astuto, el Sr. Johnny Cupcakes demuestra que agregar valor a una marca y dar satisfacción al cliente requiere de mucha imaginación.